Gregor MacGregor: De Profesi贸n Estafador de Altura

El escoc茅s que se invent贸 un pa铆s ficticio y consigui贸 vender su deuda de 1,3 millones de libras, el equivalente al cambio actual de聽 3.600 millones de libras

 

Se alist贸 en la armada brit谩nica con 16 a帽os, y lo enviaron a Espa帽a a luchar contra los franceses en Gibraltar. Su obsesi贸n con el rango y las medallas le dio mala fama entre los soldados. Tuvo un enfrentamiento con un superior y fue invitado a abandonar el ej茅rcito, ya sin 茅l, su batall贸n hizo un gran trabajo, que le llev贸 a ganar fama, algo que aprovech贸 sin haber participado a atribuirse los 茅xitos. En su retorno a Edimburgo se hac铆a pasar por coronel o Sir, pero ni con estas mentiras y sus paseos con llamativos carruajes consigui贸 subir de status, por lo que se march贸 a Londres.

Al fallecer su sustento que era su mujer en 1811, se termin贸 su fuente de ingresos, pero estando de luto a煤n, visit贸 Londres el general revolucionario venezolano Francisco de Miranda, y al ver el trato que le dispensaron pens贸 en ir a Am茅rica a ganar fama y all铆 se march贸.

Al llegar a Venezuela le otorgaron el grado de coronel y pusieron un batall贸n a su cargo, con sus conocimientos de t谩cticas europeas logr贸 alg煤n triunfo y mejor贸 la disciplina de las tropas. Sim贸n Bol铆var le agradeci贸 en una carta sus servicios y recibi贸 una misi贸n especial, ir a Estados Unidos y liberar Florida. Consigui贸 anexionar la isla de Amelia y de aqu铆 pas贸 a luchar en Colombia, donde todo sali贸 mal y acab贸 en Honduras, desembarcando en Costa Mosquitos, un territorio insalubre donde solo hab铆a nativos y donde comienza su etapa de estafador.

LEER  Videojuegos: 驴Entretenimiento o jugosos negocios?

Regresa a Londres en 1821, asegurando que el rey de Mosquitos, le ha nombrado cacique de Poyais, un territorio, rico en recursos naturales, pero sin desarrollar. La realidad es que habia comprado el terreno a cambio de joyas y ron, pero sin cargo y las tierras no eran aprovechables para nada. Pero aprovech贸 el clima propicio tras la derrota de Napole贸n. la econom铆a creciendo y el gobierno pagando intereses del 3% por la deuda, los inversores buscaron otras opciones m谩s rentables y aqu铆 entra nuestro personaje vendiendo una inversi贸n muy rentable en los pa铆ses que surgieron del fin del imperio espa帽ol.

MacGregor no perdi贸 la ocasi贸n y coloc贸 bonos al doble de lo que pagaba el gobierno, con una campa帽a enorme de publicidad en Londres, Glasgow, Edimburgo y en su tierra natal consigui贸 embaucar a 250 colonos, que partieron hacia el pa铆s ficticio de Poyais, donde llegaron y vieron la realidad de la estafa, con lo que tuvo que huir a Par铆s. Lo incre铆ble es que lo intent贸 en Francia hasta que las autoridades lo descubrieron y en el juicio result贸 absuelto por la pericia de su abogado.

En 1825, volvi贸 a Londres donde intent贸 una estafa piramidal para pagar a los inversores iniciales, pero ya no col贸 y tuvo que emigrar de nuevo perseguido por sus acreedores a Venezuela donde muri贸 en 1845, aunque antes fue condecorado y recibido con honores recibiendo la nacionalizaci贸n.

LEER  Los Vencejos de Fernando Aramburu