Rusia también sucumbe ante el COVID-19

La estrategia de propaganda no sirve de nada ante un virus que no sabe de límites territoriales ni de geopolítica

Rusia, fue de los primeros pa√≠ses en cerrar sus fronteras con China y poner en cuarentena a los viajeros procedentes de los focos infecciosos, sus servicios sanitarios parec√≠an preparados para combatir la pandemia, incluso se construy√≥ un nuevo hospital a toda velocidad en las afueras de Mosc√ļ, y la propaganda no cesaba de anunciar que todo estaba bajo control.

Algo ha cambiado desde la pasada semana, Rusia bati√≥ su r√©cord de infectados en un solo d√≠a, y casi alcanza los 200.000 infectados, con la tasa de infecci√≥n m√°s r√°pida, solo superada por EE UU. El nuevo primer ministro Mija√≠l Mishustin dio positivo por COVID-19. Ylo que ha quedado patente es que todo tiene sus l√≠mites y de nada sirve ante la realidad de la pandemia que estamos viviendo, con la circunstancia agravada de el extra√Īo suceso de tres doctores que en distintos puntos del pa√≠s han decidido acabar con su vida arroj√°ndose al vac√≠o, sin una explicaci√≥n satisfactoria.

Al final ha sido el presidente Putin qui√©n ha tenido que anunciar p√ļblicamente que era “objetivamente imposible impedir que (el coronavirus) se expanda” y pidi√≥ que comprendiesen “la complejidad de la situaci√≥n”. Algunas de las medidas que est√°n tomando no difieren mucho de las de Europa, aunque todo indica que est√°n otro estad√≠o de la crisis, aunque es complicado de conocer, por que la cifra oficial de fallecidos es un porcentaje con la menor ratio del mundo.

LEER  Empresarios ven improvisaci√≥n en la desescalada del COVID-19

Es altamente sospechoso el aumento de casos de neumon√≠a, que seg√ļn los datos disponibles aumentaron un 70% en una semana. As√≠ las cosas lo cierto es que dos eventos claves para el Kremlin en el a√Īo han sido suspendidos, el 17 de marzo Putin asegur√≥ que el refer√©ndum de la reforma constitucional, ser√≠a el 22 de abril, y se pospuesto definitivamente y el desfile del 9 de mayo, D√≠a de la Victoria, ha corrido la misma suerte.