Mil besos prohibidos de Sonsoles Ónega

La pasión que como una flor, nace de nuevo a pesar del secreto pecado inconfesable, todo como fruto de un encuentro casual

Y…es que a veces, no pocas, sino muchas veces, las casualidades por capricho del destino se hacen cómplices de los deseos. Esta es la historia de  Costanza y Mauro dos almas gemelas, que llevaban media vida esperándose hasta que un encuentro imprevisto en la Gran Vía de Madrid volvió a unir sus destinos.
Costanza, recién separada de su marido, reconocida abogada en un no menos prestigioso despacho, situado en la famosa vía madrileña, tenía entre manos la defensa de un importante banquero, una circunstancia que le absorbía todas las horas del día. Mauro, el padre Mauro, recién aterrizado en el aeropuerto, ya que acababa de volver de Roma para acometer un trabajo encargado por el arzobispado de Madrid.
Pese a sus circunstancias y con todos los vientos en contra, renace de ese encuentro casual la historia de amor que Costanza y Mauro vivieron veinte años atrás. Ahora deberán decidir entre dejarse llevar por sus sentimientos o resignarse ante sus contradicciones.

Tras el éxito de Después del amor, obra con la que obtuvo el Premio de novela Fernando Lara 2017, y el reconocimiento de la crítica y los lectores, Sonsoles Ónega nos presenta una magnífica novela de pasiones,  y luchas internas.

LEER  Oumuamua: ¿Una Nave Extraterrestre?

Una novela emocionante, plena de sensibilidad y contrastes, con personajes hechos de contradicciones y pulsiones reprimidas, que conforman esta trama actual, ágil y apasionante.

Y ocurrió algo extraordinario en la Gran Vía de Madrid aquella tarde. Costanza había cogido un taxi para visitar a su cliente. Costanza tenía que preparar con él la declaración en el primer juicio de la Gran Estafa ante los magistrados del Tribunal Especial, las acusaciones y el fiscal experto en delitos económicos que llevaba meses, incluso años, estudiando su caso. Se lo sabía al dedillo, así que el banquero acusado tenía que ir bien preparado.