Los cambios tras la crisis del COVID-19 en el mundo laboral

Con nuevas herramientas y videoconferencias para eliminar barreras. La crisis nos ofrece una visión de mayor  tranquilidad y atrayente de cara al futuro.

La vida laboral ha dado un vuelco total, los datos de parados de los dos últimos meses han sido devastadores como consecuencia del parón de la actividad mercantil. Hay sectores que su forma de trabajo ya no será igual, ya que se ha abierto la puerta totalmente al teletrabajo; y a un nuevo modelo de prevención de riesgos, esto conlleva enormes retos, como la reducción de la llamada “brecha digital”, el reconocimiento de profesiones hasta ahora infravaloradas y la potenciación del diálogo social para realizar las reformas.

Esta reforma que se antoja necesaria, preocupa hasta conocer el tiempo de duración de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs). Al mismo tiempo esta pandemia puede convertirse en la evolución de la organización del “trabajo desde cualquier lugar”, mejorando considerablemente las oportunidades para colaborar, pensar crear y conectase de manera productiva.

A pesar de todo, la vida no es solo color de rosa. La Covid-19 ejerce una gran presión sobre los trabajadores mal remunerados que realizan pequeños encargos, muchas veces exigentes y mal pagados. Estos trabajadores no tienen acceso al seguro de desempleo o de enfermedad,  y como consecuencia de estas normas, deben permanecer con el máximo cuidado para su salud y la de su familia.

Mientras se desarrolla esta crisis, los trabajadores no serán los únicos que sufran más de lo habitual, serán unos más de los que lo van a pasar fatal, ya que salvo contadas profesiones, la gran mayoría de las mismas van a salir perjudicadas de esta situación.

Como  solución no para todos, se trata de una visión de participación en un futuro laboral que proporcione respeto por uno mismo, dignidad, seguridad, e igualdad de oportunidades, representación y voto

 

 

 

 

close

¡Suscríbete a Nuestra Newsletter!