Las hijas del Capitán, de María Dueñas

Tres hermanas, dos mundos y una ciudad

La sinopsis de la novela, es muy elocuente en el tiempo que transcurre la obra del año, 1936. La casa de comidas El Capitán, comienza su andadura en las inmediaciones de la calle Catorce de la ciudad que nunca duerme, Nueva York, la zona es uno de los enclaves de la colonia española, que en esa época viven en la ciudad.

Por desgracia la muerte accidental del propietario de la casa de comidas en un desgraciado accidente, obliga a sus hijas aún jóvenes veinteañeras a tomar las riendas del negocio a la espera de que se lleve a cabo el juicio en los tribunales de justicia, para resolver la indemnización del malogrado Emilio Arenas. Así las cosas las tres bravas hermanas, ante la necesidad de continuar con su vida se abrirán paso rodeada de rascacielos, amores y desengaños, adversidades, y situaciones que las tres, Victoria, Mona y Luz no las apartan del sueño que están decididas a convertir en realidad.

Dos Mundos

La novela con una similitud en el tiempo con la actual y desgraciada etapa que sufrimos en Europa, y la tristeza de ver cada día esas pobres personas que engañados por las mafias, que se lucran con las ilusiones de personas que buscan una vida mejor y que muchos de ellos no conseguirán su objetivo y no llegaran a esa tierra de promisión, la autora nos recrea con una lectura que te seduce la historia de tres jóvenes españolas que por la necesidad se vieron forzadas a cruzar un océano.

LEER  Mil besos prohibidos de Sonsoles Ónega

Una Ciudad

Llegaron a la gran y deslumbrante ciudad y se confabularon para luchar y encontrar su camino, a pesar de los palos en la rueda y los mil impedimentos que tuvieron que sufrir. Su aventura rinde un tributo a las mujeres que aguantan cuando los vientos soplan en contra, y al mismo tiempo es un homenaje a los que son valientes para iniciar una etapa la mayor parte de las veces incierta de la emigración.