La Sangre de los Inocentes de Julia Navarro

“Soy esp√≠a y tengo miedo”, con esta frase escribe en el siglo XIII fray Juli√°n la cr√≥nica del asedio al castillo de Monts√©gur en la lucha entre c√°taros y cat√≥licos

Trepidante y vertiginosa aventura que indaga en las causas del fanatismo religioso y la intolerancia a lo largo de siglos  que nos pasea por lugares tan dispares como Jerusalén, Estambul, Roma o Granada. Siete siglos de aquel asedio, un agnóstico medievalista emprende un peligroso viaje hasta el Berlín nazi de 1939 en busca de su esposa de origen judío.

En la actualidad, un grupo de radicales musulmanes se inmolan en Frankfurt, dejando un mensaje cr√≠ptico que pone en estado de alerta al Centro Antiterrorista de la Uni√≥n Europea y cuyos agentes, con la ayuda de los servicios secretos del Vaticano, intentar√°n¬† descifrar un enigma que une la intolerancia de la inquisici√≥n, el integrismo isl√°mico y la sinraz√≥n fascista en una sola frase¬† “Alg√ļn d√≠a alguien vengar√° la sangre de los inocentes”.

Un musulm√°n captado por una c√©lula terrorista, un jesuita experto en herej√≠as, un conde franc√©s, que est√° obsesionado por una dram√°tica herencia familiar, un hombre misterioso apodado “El facilitador” que ahora entendemos el inter√©s en saber y conocer, y que desde la sombra mueve los hilos del poder; junto a una intr√©pida y avispada joven de los servicios antiterroristas protagonizan esta apasionante obra sobre la venganza y la traici√≥n, con un tel√≥n de fondo violento y conflictivo entre Oriente y Occidente.

LEER  Como polvo en el viento, Leonardo Padura

En su novela mucho más madura y ambiciosa, la autora nos sorprende e indaga en el fanatismo religioso y la intolerancia a través de los siglos:

Alg√ļn d√≠a, mi se√Īor, alguien vengar√° la sangre inocente que hemos derramado en nombre de la cruz, porque tanta sangre no puede quedar impune. Donde hoy hay traici√≥n alg√ļn d√≠a habr√° orgullo y sed de venganza. S√≠, mi se√Īor, alg√ļn d√≠a alguien vengar√° con furia la sangre de los inocentes. Mientras, os ruego, mi se√Īor, que me acoj√°is a vuestro lado para bien morir.