La Importación de Frutas que Destruye la Agricultura Española

El ejemplo de la mala praxis lo realizamos con solo una fruta de temporada: la naranja

 

 

Es la fruta de temporada que más arraigo tiene en nuestro país, por este motivo personalizamos en una fruta que es representativa de todo el mal que se está haciendo a nuestros agricultores. Desde hace años nos hemos habituado a ver en los lineales de las grandes superficies verduras y frutas de otros países, que en el caso de la naranja la mayor parte proviene de Sudáfrica y Egipto, y que no cumplen según los expertos los estándar de calidad que marca la Unión Europea.

Desde hace tres años se están llevando a cabo analíticas y se detectan materias activas que exceden del límite máximo de residuos que permiten a los agricultores europeos. Con esta premisa se entiende que es una competencia desleal y al tiempo que no se garantiza a los consumidores la calidad que se exige en la Unión Europea.

Son tres los problemas en las naranjas: sanidad vegetal, estándar de producción y las facilidades que tiene el acuerdo de la Unión Europea y la de África Meridional. En los puertos de entrada se están detectando plagas que preocupan, como el CBS o la Thaumatotibia leucoreta, que forman parte de las plagas que la Comisión Europea considera peligrosas.

LEER  Quieres Vender Tu Imagen: Una Empresa Israelí Te La Compra

Hasta ahora no se obligaba a ningún país a someter en frío durante el tránsito a los productos, sin embargo esto ha cambiado y recomienda su uso. Pero su uso debe ser desde el origen antes de salir y durante el tránsito se realice el tratamiento en frío para que no vengan con plagas. Otro asunto no menos importante es que todas las importaciones acceden por el puerto de Rotterdam, ya que en el resto de puertos no dan garantías de sanidad vegetal.

Y como colofón son las facilidades que otorgó la Unión Europea a África Meridional, incluida Sudáfrica, antes se podían importar hasta el 15 de octubre, a partir de ahi había aranceles, para no solaparse con la recolección de la cosecha local. Ahora se puede importar hasta el 30 de noviembre con una reducción progresiva de aranceles que desaparecerán en 2025. Esto significa como conclusión un palo más en las ruedas de nuestra agricultura y por ende. cierre de pequeñas explotaciones por falta de rentabilidad.