La enseñanza online en época de Coronavirus

El 11 de marzo el Gobierno de España recomendó a las Comunidades Autónomas la suspensión de las clases

Con la decisión de suspender sine die la asistencia a los centros educativos, el Gobierno Español tomó una decisión inédita, aunque tardía, ya que algunas comunidades autónomas y habían tomado la medida de realizar esta clausura, debido a la virulencia con la que se manifestó su propagación.

A grandes rasgos la normativa regulada dentro de la promulgación del estado de alarma, que al entrar en vigor desplaza a la normativa ordinaria, detalla la formación e impartición  presencial en centros educativos públicos o privados, aunque se mantienen las actividades educativas a través de las modalidades a distancia y online, siempre que resulte posible.

La suspensión de las clases presenciales no implica la paralización del ejercicio del derecho a la educación que está recogida en nuestra Constitución. Las circunstancias tan imprevista no por eso esperada, ya que se pudo observar la virulencia con la que se manifestó en Italia no hemos sabido aprovechar la ventaja que suponía actuar con antelación, para implementar los medios adecuados para suplir con el menor choque posible, este cambio tan brusco de pasar a la educación presencial a la de distancia.

A pesar de la improvisación en las formas que se ha producido la etapa de confinamiento, estas circunstancias han conseguido, gracias al uso de la tecnología, que en tiempo récord la mayor parte (creemos que la totalidad) de los alumnos en sus distintos centros de educación dispongan, de equipo informático propio como para  dar un vistazo a la aplicación y comprobar que es una que se ajusta a sus ideas.

Como conclusión, estamos seguros que en materia educativa a la vez que en muchas, otras  actividades, se está realizando una labor adecuada aunque mejorable. Esta mejora, debe servir para que los próximos estudiantes, tengan allanado el camino hacia una integración.

 

 

 

 

 

close

¡Suscríbete a Nuestra Newsletter!