La Crisis de Suministros Llega a la Industria Textil

Las compañías textiles comienzan a sufrir los problemas de desabastecimiento

 

Una vez pasado el confinamiento, en el que todas las industrias a nivel mundial tuvo que parar su producción durante dos meses, la vuelta a reactivar la economía era normal que sufriera este tipo de problemas. La demanda ha aumentado y las empresas no consiguen satisfacer a tiempo este aumento. El desajuste ha provocado cuellos de botellas, que unidos a la crisis de combustible, se disparen los precios.

Aunque son las empresas automovilísticas y de alimentación, las que más están sufriendo el problema, también hay otros sectores perjudicados y ahora el turno es para las de ropa, de las cuales una de las más perjudicadas es la americana GAP. Durante la presentación de resultados de la compañía estadounidense, el deterioro derivado de los problemas en la cadena de suministros ha hecho mella. A duras penas ha conseguido igualar los datos del mismo período del año anterior. Esto ha supuesto revisar a la baja sus previsiones.

Estas disrupciones, calculan que les va a suponer un crecimiento del 20%, respecto a 2020, con un margen operativo del 4,5%. La CEO de GAP, nos informa que han realizado un esfuerzo inversor con el uso de transporte aéreo para satisfacer la demanda de sus clientes, primando el crecimiento a largo plazo sobre la rentabilidad a corto plazo.

LEER  Videojuegos: ¿Entretenimiento o jugosos negocios?

Su previsión es que dejarán de vender entre 550- 650 millones de dólares, ya que sus existencias no es suficiente para abastecer la demanda por parte de su clientela. A esta importante bajada de ventas se unen los 450 millones de dólares destinados al transporte aéreo, para eludir los problemas de los puertos.

Su objetivo de ventas ha pasado del 30 al 20% en todo el año, y su previsión de beneficio por acción ha disminuido de 1,25 a 1.4 dólares el título, desde los 2,21 y 2,25 dólares de los que partía. A la vista de estos datos se han visto obligados a lanzar un “profit warning”, con esta advertencia, no es descabellado afirmar que se encuentra en pérdidas en este ejercicio. Las consecuencias han supuesto una bajada en Wall Street, del 20%. Con lo que pone contra las cuerdas a la compañía, que lleva cinco años en bajada sin paracaídas.