El Test de Embarazo ya Existía Hace 3.500 Años

Escritos egipcios detallan como lograban saber si una mujer estaba embarazada

 

Estos papiros nos demuestran el profundo conocimiento que tenían y más sorprendente aún es que eran capaces de predecir el sexo del neonato con una efectividad del 70%. Su uso de esta sencilla prueba se ha seguido utilizando hasta los años 60 del pasado siglo.

La prueba era muy sencilla, la mujer debe orinar sobre unos saquitos llenos de semillas de trigo uno y de cebada el otro. Si florece el de cebada nacerá niño y si florece el de trigo será niña, si ninguno de los dos germinan, es obvio que no está embarazada.

Los egiptólogos habían encontrado referencias en papiros sueltos desde hace décadas; pero no ha sido hasta hace un par de años cuando investigadores de la Universidad de Copenhagen, se dieron de pronto con una descripción completa  en un papiro de 3,500 años de antigüedad. El papiro es todo un tratado de nefrología, y ha servido para confirmar que los egipcios conocían la función y existencia de los riñones.

Cuando indagaron para conocer si era una rareza egipcia, hallaron referencias al tratado en un libro alemán de 1699, a la vez hay informes etnográficos  de Asia Menor en los años 60 del pasado siglo. En 1963, un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud de EE UU, hizo una prueba, regaron varios recipientes de trigo y cebada con orines de hombre, mujeres no embarazadas y mujeres encintas.

LEER  Hay Algún Hogar que no Tenga Productos de Higiene de AC Marca?

En los dos primeros casos las semillas no germinaron. En el tercero si, que germinaron, en al menos el 70% de los casos. La teoría de los investigadores es que son los estrógenos de la orina los que estimulan las semillas. A pesar de estas evidencias no se ha continuado haciendo estudios, ni investigando, con lo cual no se puede decir que se puede estar seguros al cien  por cien.

Como conclusión sacamos que el ingenio humano es inabarcable, sin despreciar o divinizar la sabiduría de quienes nos precedieron, a pesar de que siguen mostrándonos cosas que nos enseñan.