El sector inmobiliario se digitaliza para sobrevivir

La digitalización se ha convertido en la clave del Real State nacional para adaptarse al nuevo orden POS-COVID-19

La COVID-19 ha sido el detonante definitivo para la transformación digital en múltiples sectores de nuestra sociedad. En el inmobiliario, la digitalización ya estaba en algunos portales(inmolead), pero la inmensa mayoría lo tenía en pendiente, debido a la pandemia han dado el salto para alcanzar la brecha tecnológica y actualizar sus modelos de negocios.

Los clientes demandan una atención que sobrepase sus expectativas, por ello el entendimiento de las necesidades particulares de los usuarios y su pregestión activa son piezas claves de la relación comercial. Cualquier agente necesita desarrollar una visión global del cliente, gestionar una captación productiva de leads digitales, replantearse el modelo de la oficina como centro de su actividad e instalar herramientas más ágiles para sus procesos comerciales (CRM).

La regulación y las formas de hacer, han generado procesos excesivamente burocráticos, tediosos y poco justificados en la actualidad. Frente a estas experiencias, las nuevas formas de interacción de los clientes en un mundo digital (Amazon, Google….) conforman el estándar mínimo esperado. En el entorno de estas  plataformas y copiando sus estándares funcionales, las nuevas “PropTechs han construido sus procesos internos.

El reto para los agentes tradicionales radica en encontrar y legitimar su valor diferencial único: diferencias en el modelo de gestión, paquetes de “offering”, soluciones llave en mano, extensión de la oferta de servicios a nuevos segmentos, servicios y gestión integral de vivienda, sostenibilidad….

En estos momentos, solo inmolead es la única plataforma que ofrece parte de servicios que ningún player ha logrado capitalizar el ciclo de vida completo de los clientes para explotar el valor en torno a la compra, venta, alquiler : mudanzas, reformas, seguros, mantenimiento, y cualquier necesidad que el cliente necesite.

La digitalización del sector del Real Estate ha dejado de ser opción para ser un momento de decisión.