La educación (Universitaria) PostCOVID-19 (3)

Es necesario romper la brecha digital abierta, con una adptación tanto de la universidad como la formación profesional y la permanente
El Covid-19, ha trastocado todo en nuestra existencia, nuestra manera de relacionarnos, en la forma de trabajar, en nuestra vida cotidiana y en la manera de estudiar. Ha paralizado medio mundo y nos deja un panorama que nos sigue sonando a ciencia ficción.

En esta nueva etapa, el teletrabajo con la presencialidad serán compatibles ya en las empresas y los centros educativos, que tendrán que transformarse y facilitar las herramientas necesarias para la era post-Covid-19 en tiempo récord. Cambia la forma de trabajar y se hace necesario cambiar la forma de enseñar.

Esta crisis epidemiológica nos ha dejado la demanda de perfiles profesionales vinculados al ámbito tecnológico y digital. Y, así mismo profesionales más convencionales, que también se formen en competencias digitales. Es necesario adaptar a los nuevos retos a la universidad, la formación profesional y la permanente. La necesidad de adaptación no es para los nuevos grados, si no también para los tradicionales, además de la formación permanente.

La transformación tecnológica lleva en marcha bastante tiempo, sin embargo nos ha llegado de forma súbita y nos ha obligado a pasar de un extremo a otro. Los perfiles tecnológicos salen reforzados con lo que la docencia tiene una nueva oportunidad para posicionar nuevos grados en detrimento de otras disciplinas que tienen escasas demandas.

Las empresas serán más exigentes con el conjunto de competencias del trabajador, a partir de ahora en los procesos de selección cobrarán mayor importancia los conocimientos digitales y sobre todo con orientación a potenciar el teletrabajo.

La conclusión a la que llegamos es que tanto en el ámbito universitario como en el laboral, de esta crisis se puede salir reforzado siempre que se pongan en común el esfuerzo de instituciones públicas y privadas, máxime cuando estos cambios han llegado para quedarse.