Hacker: No siempre el chantaje sale bien

Hay verdaderos “manitas” informáticos, especialistas en “hackeo” pero cada vez dejan más huellas de sus visitas

Cuando escuchamos la palabra “Hacker”, nuestra imaginación vuela y piensa en un personaje siniestro o un jovencito abducido por la informática tecleando a la velocidad de un misil sofisticadas líneas de códigos y símbolos aparentemente sin sentido. Pero la realidad es que siempre no suele ser así.

Todos los dispositivos de seguridad son tan fuertes como su eslabón más débil y trasladado al sector informático no es una excepción. En bastantes ocasiones, el eslabón más débil es el factor humano.

Esta circunstancia la conocen las plataformas digitales,  y así ha sucedido en el hackeo a Roblox, una conocida y popular plataforma con más de 100 millones de usuarios activos repartidos por todo el planeta que les permite a los usuarios crear sus propios videojuegos para monetizarlos o compartirlos con otros usuarios.

La sagaz maniobra que diseñó ha sido confesada por el hacker al portal especializado Motherboard, a través de una entrevista realizada por chat. Para hacerse con el acceso  a los datos de 100 millones de usuarios, su plan consistió en contactar con un empleado de alto nivel del servicio técnico y decidió sobornar al empleado de este servicio técnico para llevar a cabo su plan.

Sin la parafernalia informática y sin despeinarse, logró su acceso a la información personal de los usuarios, modificar sus contraseñas, deshabilitar los servicios de autenticación en dos pasos, alterar los datos personales y vender objetos.

Después de haber cometido sus fechorías, el hacker lo puso en conocimiento de la empresa y les reclamó una recompensa por haber descubierto un fallo de seguridad.Sin embargo la empresa no se mostró satisfecha con el movimiento y rehusaron compensarle.

Además, decidieron notificar el problema a todos sus usuarios afectados e informaron sobre sus acciones a HackerOne, plataforma de ciberseguridad que se encarga de monitorizar este tipo de amenazas. Con lo que su plan no le sirvió de mucho, aparte del soborno que tuvo que pagar a su caballo de troya, que lo desconocemos.

close

¡Suscríbete a Nuestra Newsletter!