La educación post COVID-19 (2)

Los profesores tendrán que estar preparados para impartir clases presenciales con las digitales

Por esto, la digitalización nos llevará a una educación más liquida, alternando y combinando fases presenciales con fases no presenciales y fases asíncronas. las flipped classrom adquieren más importancia aún y se espera que aumente su adopción. Este cambio requiere de los profesores que deban adaptarse a nuevas metodologías  a las que no estaban habituadas.

Para comenzar tienen que convertirse en generadores de contenidos digitales, y segundo, en gestores de experiencias y dinámicas en clase. Los alumnos que acudan presencialmente a clase esperarán que estas sean  memorables con experiencia por las que merezca la pena haber invertido su tiempo en ellas.

Life-long

Life-long learning ya estaba entre nosotros, pero ahora ha llegado para quedarse. Estamos en un mundo VUCA (Volatile, Unknown, Complex ambigous) y la presion por la constante mejora y reciclado serán más fuertes que nunca. El aumento de la presión por digitalizar cualquier empresa y las organizaciones no hará más que acelerar el proceso. Y aquí los MOOCs y otras iniciativas similares deberán aceptar el reto. A pesar de ser una gran promesa tiene que reducir su alta tasa de abandono y este se convertirá en su siguiente reto.

Posiblemente el camino a seguir sea el de módulos más pequeños donde el alumno pueda adquirir pequeñas skills invirtiendo poco tiempo. Esto se alinea con dos tendencias actuales: primero la inmediatez que demandamos en esta sociedad hiperconectada, mientras que la segunda es el mercado basado en skills, consecuencia de nuevos cambios en los perfiles de los recursos humanos que en estos momentos demandan las empresas como consecuencia de todos estos nuevos retos que la actual sociedad exige. Ya no se buscan candidatos para cubrir sus puestos, si no que buscan skills concretas para cubrir unas necesidades específicas.